Noticias - Higiene

Volver

2008-08-04 Buenos Aires sigue sucia

El desaseo (por no decir "mugre") degrada y enferma a nuestra ciudad. Es tanto, que ni un porteño fanático podría alardear de lo linda que está Buenos Aires.

Todos, es cierto, somos responsables de esta otrora inconcebible situación, porque hubo una época en que la capital de los argentinos fue considerada y estimada como una de las urbes más limpias del mundo. Y lo era. Ahora daría la impresión de que otras preocupaciones, tal vez más apremiantes, y una generalizada mala educación han sumido en el olvido el orgullo motivado por esa distinción que solía estar en boca de todos nuestros visitantes.

Hieren a la ciudad la indisciplinada tarea de los cartoneros o recicladores de la basura urbana, y la indiferencia de quienes riegan las calles de desperdicios de toda laya arrojados al suelo sin remordimientos; la inconducta pertinaz de los dueños o paseadores de perros; el desprecio de quienes sacan a la vía pública bolsas de desperdicios sin tomar nota de los horarios de los recolectores, o la evidente falta de idoneidad del personal de limpieza que, casi siempre, ensucia tanto o más de cuanto recoge o barre.

 

 

Centro de Informacion Telefónica: (011) 4855-1167
Copyright © 2007-2011 Fundación Ambiente y Sociedad - Todos los derechos reservados.
NicSonic | Diseño Web